Vasitos de bizcocho y crema de moras

¡Buenos días! No sé cuánto tardaré en volver por aquí porque las próximas semanas (meses) creo que voy a estar bastante liada, así que no quería dejar pasar más tiempo para poneros esta receta y que podáis aprovechar esas últimas moras antes de que se acaben y tengamos que esperar otro año para disfrutarlas. Se trata de una tarta en formato individual, yo la puse en tazas pero podéis utilizar tarritos con tapa o cualquier otro recipiente que os guste. La crema es una auténtica delicia, con sabor a mora, suave y cremosa por lo que no serviría para decorar tartas pero sí para morirse de gusto comiéndola a cucharadas. La receta de la crema fue un poco invención, se trata de empezar por una crema pastelera que, como siempre, me baso en la receta de Webos fritos pero esta vez añadiéndole moras para darle otro sabor; luego le añadimos nata montada y surge el milagro. Para el bizcocho podéis utilizar el que más os guste, yo me decanté por un clásico que podemos encontrar en el primer libro de Aliter Dulcia (Pasteles con historia), esponjoso, sabor suave y ligeramente jugoso, que contrasta de maravilla con la crema. Es una tarta que no tiene mucha complicación pero sí recomiendo hacerla en dos días como os explico a continuación ;)

Vasitos de bizcocho y crema de moras


Cómo hacer vasitos de bizcocho y crema de moras

Ingredientes (6-8 vasitos grandotes):

Crema de moras

-125gr leche
-180gr moras frescas
-2 huevos medianos
-80 g de azúcar
-20 g de Maicena

-200ml nata para montar
-40gr azúcar

Bizcocho

-3 huevos M
-120gr azúcar
-120gr harina
-5gr levadura
-1 pizca de sal

Preparación:

Para hacer la crema pastelera de moras lo primero que tenemos que hacer es triturar las moras con la leche y a continuación pasamos la mezcla por un colador para quitar las pepitas y que nos quede una crema suave.

Poner en el vaso de la batidora todos los ingredientes incluido el batido de moras y trituramos todo por completo, echamos el contenido en un cazo y lo ponemos a fuego medio mientras removemos con unas varillas sin parar hasta que espese. En pocos minutos tendremos la crema pastelera lista, la apartamos del fuego y dejamos enfriar. Cuando esté fría la pasamos a la nevera hasta el día siguiente.

Al día siguiente preparo el bizcocho. En la kitchen aid ponemos los huevos con el azúcar y batimos a velocidad alta hasta que doblan su volumen y se queda una crema beige clarito. Entonces tamizamos la harina encima, añadimos la pizca de sal y mezclamos con una lengua de gato con movimientos envolventes, hay que remover con mucho cuidado para no perder el aire que hemos introducido a la masa.

Forramos la bandeja de horno con papel antiadherente y echamos la masa encima, estiramos hasta formar un rectángulo (no cubre toda la bandeja) y alisamos la superficie. Horneamos a 180º (horno precalentado) durante 15-18 minutos, hasta que empieza a dorarse la superficie, en ese momento lo sacamos y dejamos enfriar.

Para terminar la crema de moras no tenemos más que mezclar la crema pastelera que tenemos en la nevera con la nata y el azúcar, ponemos todo en el bol de la kitchen aid y batimos con el globo, primero a velocidad baja y luego subimos la velocidad hasta que se monta y queda una crema suave pero con algo de cuerpo.

Vasitos de bizcocho y crema de moras

Finalmente, para montar los vasitos cortamos círculos de bizcocho (que ya estará totalmente frío) del tamaño de los vasos, ponemos un círculo al fondo del vaso, ponemos una capa generosa de crema, unas cuantas moras frescas por encima, otro disco de bizcocho, capa de crema y terminamos decorando con más moras. Recomiendo ponerlo un par de horas en el frigorífico antes de servir y comer.

2 comentarios:

  1. Un postre delicioso. Espero no estés demasiado tiempo alejada del blog. Al menos que sea por un buen motivo que no tengas tiempo de publicar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Y sí, me alejo por cosas muy buenas pero que me van a quitar bastante tiempo :D

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.